Kara Walker

Large figurative black paper silhouettes adorn a round rotunda wall

Kara Walker trabaja con sombras. Siluetas negras que representan a Estados Unidos antes de la Guerra Civil contra un blanco interminable. Este puede ser su trabajo más conocido: Desaparecida: Un romance histórico de una guerra civil como ocurrió entre los muslos oscuros de una joven negra y su corazón. Exhibida por primera vez en 1994, esta instalación en papel de 25 pies de largo recuerda a los retratos de sombras victorianos. El esbelto contorno de las figuras es un guiño a los libros de cuentos para niños. Pero hay algo desconcertante en estas escenas, y una segunda mirada revelará que las figuras están protagonizadas por actos violentos. Desaparecida camina la línea entre la historia y el mito. Esto es cierto en gran parte del trabajo de Walker. Con su estilo distintivo, transforma lo que pensamos que era familiar en formas singularmente extrañas.

Originaria de California, la artista ha realizado exposiciones en muchos de los principales museos del mundo y ha dedicado su carrera a explorar temas de raza, género y violencia en la sociedad. Desde momentos emblemáticos como Desaparecida, Walker ha contribuido al mundo del arte global durante más de 20 años, empleando una amplia gama de medios artísticos. Ella no está atada por el material. Trabajando en todo el espectro, ha utilizado papel, escultura, pintura e instalación, entre otros. En medio de estas formas cambiantes, una cosa queda clara: el verdadero medio de Walker es la historia.

De hecho, una de sus obras más recientes, Fons Americanus, una fuente gigante que explora el papel del arte público en la elaboración de narrativas históricas y culturales, se inauguró en la Tate Modern en 2019. Esta pieza está inspirada en un ícono de Londres, la Victoria Memorial Fountain de 1911 en el Palacio de Buckingham. Aquí, Fons Americanus se adhiere a la tradición alegórica de los monumentos públicos para subvertir las concepciones del éxito. Aunque distante en forma, Fons Americanus no es un alejamiento de piezas fundacionales como Desaparecida, sino una exploración transformada, una renovación de temas constantes.

Es en esta dedicación a revisar nuestro pasado y renovar nuestro presente que el arte de Walker encaja en el marco de Hacia una causa común. Mostrando nuevos objetos y al mismo tiempo incluyendo obras del pasado, esta exposición plantea preguntas sobre el acceso y la inclusión. Hacia una causa común nos impulsa a considerar qué es «común» en la sociedad y quién tiene acceso a los recursos naturales y culturales. Al igual que esta exposición, el trabajo de Walker cuestiona las narrativas dominantes que dan forma a nuestro mundo, al tiempo que desafía nuestra visión contemporánea del pasado.

Ya sea a través del papel, la escultura alegórica o la instalación acompañada musicalmente, el trabajo de Walker se inspira en estilos e historias arraigados en nuestra memoria cultural. Al aprovechar la historia, Kara Walker arroja sombras sobre nuestro presente, y su trabajo confronta a los espectadores con la silueta de nuestro pasado.

—Marie-Capucine Pineau-Valencienne

Close